+51-994147639
informes@crianzapositiva.org

Single Blog Title

This is a single blog caption
1 Dic 2010

Educación basada en la solución de problemas

/
Publicado por
/
Comentarios0

Muchos de los padres y madres que usan el CASTIGO como medida disciplinaria para educar a los hijos, piensan que es la solución al problema, sin embargo, se olvidan justamente de eso: educar a los hijos en la SOLUCIÓN DE PROBLEMAS.

La Dra. Jane Nelsen*, es autora y coautora de una serie libros sobre Disciplina Positiva, los cuales están basados en la filosofía de Alfred Adler y Rudolf Dreikurs que enseña a las personas a ser responsables, respetuosas y miembros recursivos dentro de la sociedad. En su obra POSITIVE DISCIPLINE clasifica las Técnicas de Disciplina Positiva en Técnicas de Actitud y Técnicas de Acción, las cuales voy a describir a continuación:

TÉCNICAS DE ACTITUD

  • Los niños que se portan mal son niños desanimados, porque no se consideran poco importantes para la familia al recibir castigos que lejos de ayudarlos los humillan y desalientan.

  • Los niños hacen las cosas mejor cuando se sienten mejor, no tiene sentido ‎”¿De dónde sacamos la idea absurda de que, para que los niños mejoren, primero hay que hacerlos sentirse mal?”

  • Los errores constituyen excelentes oportunidades para aprender. El mal comportamiento es un error que les servirá encontrar una nueva manera de comportarse.

  • Trabaja para mejorar, no para alcanzar la perfección. En vez de centrarnos en los errores mejor nos centramos en sus pequeños grandes avances.

  • Utiliza la firmeza y la amabilidad a la vez. A pesar que te quiero, no me gusta lo que estás haciendo, por lo tanto la respuesta es no.

  • Céntrate en convencer al niño en vez de ganarle. No se trata de una lucha de poder entre padres e hijos, se trata de ayudarlos a ser mejores personas.

  • Céntrate en los resultados a largo plazo. Cuando se usa el castigo, el niño no aprende habilidades, aprende que quien tiene más poder puede doblegar a los demás.

  • Busca soluciones, no culpabilices. Son las soluciones las que hacen que mejoren las cosas.

  • Comprende el significado de la disciplina. La disciplina no es sinónimo de castigo, el verdadero significado de la disciplina es el de educar.

  • Trata a los niños con dignidad y respeto. Sólo así se sentirán y se comportarán mejor.

  • Los niños te escuchan si primero tú les escuchas a ellos. Si los escuchas, ellos aprenderán a escuchar.

  • Fíjate en el mensaje escondido detrás del mal comportamiento. El objetivo de mal comportamiento es: llamar la atención, tener el poder, venganza o demostrar insuficiencia.

  • Otórgueles a los niños el beneficio de la duda: Es mejor que sepa que estamos de su parte.

  • Un respiro para iluminarse: El pararse a pensar, el retirarse y relajarse, nos pueden ayudar a ver los problemas desde otra perspectiva.

TÉCNICAS DE ACCIÓN

  • Asegúrate que el niño recibe el mensaje de amor y respeto. El niño con mal comportamiento es el que más necesita oír que se le quiere.

  • Permite al niño desarrollar percepciones de que es significante y aceptado. Esto ayúdalo a descubrir sus capacidades y que las valoren.

  • No hagas las cosas que niños pueden hacer solos. Ayúdalos a que se sientan capaces y desarrollen la responsabilidad.

  • Formula preguntas del tipo “qué” y “cómo” para ayudarlos a reflexionar. Por ejemplo. ¿Qué ha ocurrido?, ¿Cómo te sientes con lo que ha pasado?, ¿Qué has aprendido con esto?, ¿Cómo puedes utilizarlo para la próxima vez?

  • Implica a los niños en las soluciones. De esta manera se acostumbrará a resolver él mismo sus propios problemas.

  • Procura que los niños resuelvan los problemas en parejas. Deja a dos niños que hayan tenido un problema o una pelea con estas normas: no echarse la culpa y centrarse en las soluciones.

  • Establece rutinas con los niños. Si conjuntamente los participan en el diseño de cualquier actividad (por ejemplo, la hora de acostarse) tendrán más voluntad de llevarlo a la práctica sin problemas.

  • Ofrece opciones limitadas. Cuando damos al niño la libertad de elegir, tienen mayor motivación en el cumplimiento de normas.

  • Di: “Me doy cuenta”. Si ves que el niño no ha hecho algo, p. ej.: recoger los juguetes, es mejor decir: “Me doy cuenta de que no has recogido tus juguetes”, en vez de “¿Has recogido tus juguetes?”

  • Enseña las diferencias entre lo que los niños sienten y lo que hacen. Hay que dejar que expresen sus sentimientos (esos son reales y no debemos negarlos), aunque desaprobemos su conducta (esta sí se puede evitar o corregir).

  • Supervisa, supervisa, supervisa Es una herramienta necesaria sobre todo para niños más pequeños.

  • Distrae y/o reorienta: En vez de prohibirles hacer algo es preferible decirles u orientarles sobre lo que pueden hacer.

  • Utiliza las 4 R para recuperarse de los errores:

  • Reconocer que se ha cometido un error,

  • Responsabilizarse de lo que se ha hecho mal,

  • Reconciliarse (pidiendo perdón) y

  • Resolver (buscar una solución conjuntamente).

  • Tómate un tiempo para enseñar.

  • Anima en lugar de dar recompensas o elogios. Animar a los niños les lleva a la autoconfianza mientras que elogiar les hace dependientes de los demás.

  • Abrázalos.

  • Dedícales tiempo.

Gina Graham Psicóloga – Psicoterapeuta de niños y adolescentes Certified Positive Discipline Parenting & Classroom Educator

“Un niño desobediente es un niño desmotivado” Rudolf Dreikurs

Adaptado del libro de Positive Discipline por Jane Nelsen Ed.D.

Más información en: POSITIVE DISCIPLINE ASOCIATION: http://www.positivediscipline.org/

#disciplinapositiva #educacion #solucióndeproblemas #actitud #habilidadesdevida #castigo #amor #respeto

Deja una respuesta